INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 124

Procuraduría inicia investigación disciplinaria ante
caos urbano en Valledupar (Cesar)

Bogotá, 19 de abril de 2007. Graves denuncias que advierten sobre la inoperancia y la corrupción de funcionarios públicos que planifican y ejercen en la ciudad de Valledupar (Cesar) el control físico urbano, serán investigadas por la Procuraduría General de la Nación.

Mediante una comunicación, el Curador Urbano Primero de Valledupar señaló que esta ciudad enfrenta en este momento un caos urbano debido a los actos irregulares cometidos por los funcionarios de la Alcaldía de esta ciudad, a cargo de la planificación y del control urbanístico.

Las circunstancias generaron la inmediata reacción del jefe del Ministerio Público quien comisionó al Procurador Regional del Cesar quien adelantará las investigaciones pertinentes para determinar la responsabilidad disciplinaria en estos hechos.

Esta alarmante situación, descrita por el curador Augusto Orozco Sánchez, se ve reflejada en la constante invasión del espacio público, los cambios de usos del suelo sin tener competencia para ello, el favorecimiento a terceras personas mediante la expedición de actos administrativos y las presiones ejercidas ante las curadurías para que realicen su labor de acuerdo con las exigencias de algunas oficinas de administración local.

Las denuncias presentadas afectan a algunos servidores vinculados a la Oficina Asesora de Planeación Municipal de Valledupar, a la Oficina de ordenamiento territorial, a la Oficina de Control Físico Urbano y la Oficina de Inspección Urbana.

Dentro de las actuaciones irregulares que se le endilgan a la Oficina Asesora de Planeación Municipal se destacan la obligatoriedad de la demarcación o delineación urbana para la expedición de licencias urbanísticas, la modificación de una norma sobre centros comerciales, sin tener competencia para ello, la expedición de circulares y demarcaciones urbanas con el fin de cambiar el uso del suelo, y el incumplimiento de sus funciones de control físico de la ciudad, específicamente de las intervenciones ilegales del espacio público.

Se le acusa también de expedir un concepto favorable para la construcción de un centro comercial sin advertir que el acceso debía construirse sobre vías secundarias y de incumplir sus funciones como delegado del Alcalde por no pronunciarse sobre la construcción y funcionamiento de un motel, cuya licencia fue expedida como conjunto habitacional, «ya que como motel no cumpliría con el uso permitido».

A estos hechos que afectan ostensiblemente el desarrollo urbanístico de la ciudad de Valledupar se suma la violación, por parte del jefe de la citada oficina, de algunas normas que reglamentan la convocatoria al concurso de méritos para Curadores Urbanos así como de otras normas que afectaron la participación del Curador Urbano Primero de Valledupar en dicho concurso público.