INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 118

Denuncia Comité de Solidaridad con los Presos Políticos

Cargos contra suboficial y cinco soldados por homicidio de campesino en Chaparral (Tolima)

Bogotá, domingo 15 de abril de 2007. 8:00 a.m. Por su presunta vinculación en el homicidio de un campesino en el Corregimiento El Limón, jurisdicción municipal de Chaparral y por trasladar el cuerpo sin vida del labriego del lugar de los hechos sin haberse efectuado la diligencia de levantamiento, la Procuraduría General de la Nación, formuló pliego de cargos contra un suboficial y cinco soldados profesionales.

El entonces Comandante del Pelotón Especial adscrito al Batallón de Infantería de Montaña No. 17 General José Domingo Caicedo Caicedo, sargento viceprimero William Cuervo Ruiz y los soldados profesionales, Rafael González Barreto, Edier Mendoza García, Rubén Darío Vélez Serna y Jhon Jairo Totena Ducuara, deberán explicar al ministerio público su presunta vinculación con el homicidio del campesino José Rubiel Caicedo Caicedo, quien resultó muerto por los disparos hechos por los miembros de la fuerza pública.

Los vinculados a la investigación disciplinaria manifestaron en su defensa que dispararon contra el señor Caicedo Caicedo, como respuesta a unos disparos con arma corta hechos presuntamente por el labriego contra los integrantes de la patrulla militar.

Y en cuanto al traslado del cuerpo a la sede de la guarnición militar, los afectados con el pliego de cargos manifestaron, que el mismo se llevó a cabo por instrucción impartida por el comandante del Batallón, en razón a que estos hechos ocurrieron en una zona que tiene influencia los grupos irregulares.

Según el pliego de cargos formulado por la Procuraduría General de la Nación, “los familiares de la víctima y varios de los testigos que declararon en el proceso ocurrió todo lo contrario puesto que según ellos Caicedo Caicedo, minutos antes del hecho se hallaba departiendo con una amiga en el interior de la discoteca y cuando salió apresuradamente hacia el atrio de la Iglesia fue alcanzado por los disparos injustificados que le propinaron las unidades militares, comportamiento innecesario en la medida en que de acuerdo con esas versiones de lo acontecido, la víctima no portaba arma alguna, ni se encontraba en actitud de combate.”

Después de lo ocurrido, sin tener en cuenta los requisitos de procedimiento que preceden la manipulación de los cadáveres así como de los objetos incautados, los soldados burdamente recogieron el cuerpo del occiso y lo lanzaron al interior de un camión en el que se retiraron del lugar.

Para el ministerio público en el caso investigado se pudo presentar infracción al derecho internacional humanitario, que determina la protección de la población civil y el derecho a la vida contemplado en la Constitución Nacional.