INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 092

Autorización dada para construir otro puerto en Santa Marta es ilegal

Bogotá, 22 de Marzo de 2007. En uno de los tres humedales colombianos considerados por el mundo como de “importancia internacional” y que por ello solo puede ser afectado por “motivos urgentes de interés nacional”, un particular construirá y operará un puerto granelero y de carga.

Se trata de Palermo Sociedad Portuaria S.A., a quien la Corporación Autónoma Regional del Magdalena - Corpomag, le concedió una licencia ambiental, que en concepto de la Procuraduría General de la Nación es ilegal y por tanto, debe ser de inmediato revocada.

La denuncia sobre el gravísimo peligro que corre el ecosistema Parque Isla de Salamanca de especial importancia ecológica en el país, y una juiciosa descripción de las normas violadas, están contenidas en la solicitud que presentó la Procuraduría Delegada para Asuntos Ambientales y Agrarios a Orlando Cabrera Molinares, director general de Corpomag.

La zona que se verá afectada, esta ubicada frente al terminal marítimo de Barranquilla y es objeto de amparo especial en el marco de la Convención Ramsar, para la protección específica del humedal de importancia internacional y el Convenio de Biodiversidad aprobado en Colombia.

Con la actuación de la Corporación, fue inexplicablemente excluida de Ramsar, una amplísima área del humedal de la Cienaga Grande de Santa Marta en el Departamento del Magdalena, sin cumplir las condiciones que permitirían hacerlo como que la construcción del puerto anunciado fuese “urgente y de interés nacional, utilidad pública e interés social”, lo que excluye a los particulares interesados, pues el único autorizado para realizar cualquier desarrollo industrial en esa zona es el Gobierno nacional.

En este proceso que esta rodeado de irregularidades, se violó además el debido proceso toda vez que se redujo sustancialmente el tiempo que contempla la ley para informar del proyecto a terceros; no existió un auto de iniciación de tramite de licenciamiento; y ni siquiera se requirió una solicitud de diagnóstico ambiental de alternativas.

Encontró el ministerio público que en el año 2005, Corpomag negó una licencia ambiental para desarrollar un proyecto portuario multipropósito, y sustentó su negativa en normas nacionales e internacionales que en esta oportunidad ignoró.

Estas decisiones contradictorias, las inconsistencias en la licencia frente a los usos restringidos o prohibidos de estas zonas, y el hecho de que a la fecha no se haya logrado identificar la necesidad de construir nuevos puertos en el área ni volumen de carga disponible para abastecerlos, son mas motivos que sustentan la solicitud de la Procuraduría de revocar la licencia otorgada y evitar un daño irreparable al ecosistema.