INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 070

Sancionados cuatro alcaldes en el departamento de Caldas

Bogotá, domingo, 4 de marzo de 2007. 8:00 a. m. La Procuraduría Regional de Caldas profirió recientemente las siguientes decisiones disciplinarias:


Suspendido Alcalde de Chinchiná (Caldas)

Por incumplimiento de sus funciones, la Procuraduría General de la Nación suspendió por un mes al alcalde municipal de Chinchiná (Caldas), Jhon Jairo Quintero Alzate, y lo inhabilitó por el mismo lapso para ejercer funciones públicas.

El mandatario fue hallado responsable de no pagar oportunamente los aportes correspondientes a salud de los funcionarios de la Alcaldía de ese municipio durante los meses de enero y febrero de 2005. Como consecuencia de ello, una de las funcionarias públicas de ese ente territorial no fue atendida en su EPS.

El ministerio público recordó que el burgomaestre, además de empleador, tiene como función constitucional «ordenar los gastos municipales de acuerdo con el plan de inversión y el presupuesto».

Procuraduría sanciona a ex mandatario de Marmato (Caldas)

La Procuraduría General de la Nación, mediante fallo de segunda instancia, sancionó con multa equivalente a un mes de salario al ex alcalde de Marmato (Caldas), Raúl Antonio Castro Pescador, por no haber tomado las medidas necesarias para devolver los recursos que la administración municipal adeudaba a Findeter.

El ministerio público comprobó que en el presupuesto de gastos e inversiones de los años 2003, 2004 y 2005 el señor no incluyó apropiaciones presupuestales necesarias para cancelar el dinero adeudado a Findeter, en virtud de los convenios celebrados y ejecutados con esta entidad.

Durante su desempeño al frente de la alcaldía, entre mayo 1 de 2002 y abril 30 de 2005, el ex alcalde recibió 16 cobros administrativos por parte de Findeter, lo que ratifica que el señor Castro Pescador tuvo conocimiento de esta situación y pese a ello no proyectó dentro del presupuesto las partidas económicas adeudadas a esta firma.

 

Suspendido alcalde de Manzanares (Caldas) por efectuar un nombramiento irregular

Con 30 días de suspensión del ejercicio de su cargo fue sancionado por la Procuraduría General de la Nación el alcalde municipal de Manzanares (Caldas), Celio Aristizabal Mejía, quien incurrió en falta disciplinaria al nombrar y posesionar en una Empresa Social del Estado a una profesional que no reunía los requisitos legales.

Según la investigación, en el año 2004 el señor Aristizabal Mejía designó como gerente de la ESE Hospital San Antonio del municipio de Manzanares a una persona que no cumplía con los requisitos legales para acceder a ese cargo, pues dentro de su formación académica no existe un título universitario en áreas de la salud, como lo exige la ley.

Adicionalmente, la Procuraduría precisó que el ex mandatario había sido advertido con anterioridad de que la funcionaria que designó para el cargo de gerente de ese hospital no reunía los requisitos para el mismo.

 

Procuraduría sanciona a ex mandatario del municipio de Supía (Caldas)

La Procuraduría General de la Nación sancionó con multa equivalente a 90 días de salario al ex alcalde de Supía, Alfredo Roncancio Mejía, y al entonces gerente urbano de ese municipio, Freidel Francisco Cano Fernández, por irregularidades en el manejo de un bien público.

Al parecer, el entonces alcalde firmó un documento para cancelar el arreglo de una motoniveladora «propiedad del municipio» entregando la misma a unos particulares para que estos la explotarán económicamente y de esta forma cobraran los valores invertidos por ellos en su reparación.

La Procuraduría estableció que el señor Cano Hernández omitió el cumplimiento de sus funciones como interventor al no ejercer una revisión mensual de las horas efectivamente trabajadas con la maquinaria en cuestión, con el propósito de determinar los abonos a la obligación que debían realizarse mensualmente.

Se concluye entonces que la maquinaria estuvo en manos de los contratistas durante 26 meses, sin que durante este lapso se cuantificaran las horas de trabajo de la máquina y los saldos realmente cancelados.