INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 054

Tribunal Administrativo pone fin a especulaciones sobre periodo del Procurador General de la Nación

Bogotá, 20 de Febrero de 2007. Improcedente fue declarada una acción de cumplimiento mediante la cual se pretendía obligar al Senado de la República, a solicitarles al Presidente de la República, a la Corte Suprema de Justicia y al Consejo de Estado, sus candidatos para elegir nuevo Procurador General de la Nación, ante el supuesto cumplimiento de su periodo constitucional.

La acción presentada por un particular, sustentaba su solicitud en que el periodo del Jefe del Ministerio Público es institucional y no personal, y aseguraba que tras la ausencia definitiva del señor Orlando Vasquez Velásquez, a causa de procesos judiciales en su contra, sus sucesores Jaime Bernal Cuellar y Edgardo José Maya Villazón habrían ejercido periodos irregulares.

En segunda instancia el Tribunal Administrativo de Cundinamarca confirmó la decisión de improcedencia y tras un amplísimo análisis de las normas vigentes concluyó que el Acto Legislativo No. 1 de 2003, que fijó como institucional el periodo del Jefe del Ministerio Público no definió la fecha de inicio, por eso, «los cuatro años del periodo del Procurador General de la Nación se contabilizan a partir de la fecha de posesión de la persona elegida por el Senado de la República».

«Así para el caso del Procurador General de la Nación y habida cuenta de que este empleo venía siendo provisto para un periodo personal, el inicio del ahora periodo institucional, debe ser el mismo del inicio del periodo desde para el que fue elegido quien lo desempeñe y así sucesivamente» señaló el Tribunal.

Demostró con su análisis el Tribunal, que los argumentos del demandante quien consideraba que el periodo del Procurador venció en septiembre de 2006, están sustentados en leyes que no tienen vigencia desde 1997 y consideró que la tesis de la demanda es el resultado de una «especulación académica» que no dudo en calificar como «deleznable» por su absoluta falta de consistencia jurídica.