INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 013

Procurador exige controles en «vía de la muerte»

Bogotá, 17 de enero de 2007 .  El Procurador General de la Nación solicitó al Gobierno nacional ejercer controles estrictos que permitan garantizar la seguridad de los ciudadanos que transitan por la vía que de Bosconia conduce a Loma Linda, en el departamento del Cesar, conocida como la «vía de la muerte».

El requerimiento fue hecho a propósito del lamentable accidente registrado el día de ayer en el que murieron 18 personas en la denominada vía del carbón, al parecer, por exceso de peso y de velocidad del vehículo que trasportaba material extraído de una mina del sector, hecho que engrosa el ya elevado número de víctimas registrado en este corredor, considerado por el fondo de prevención vial como uno de los puntos de mayor accidentalidad.

Señaló el jefe del ministerio público que de acuerdo a informaciones suministradas por la Policía del departamento del Cesar, en 2006 una sola empresa dedicada al transporte de carbón recibió 522 comparendos  -más de uno diario- por infracciones que van desde sobrepeso hasta exceso de velocidad. En los 17 días corridos del presente año, la misma empresa suma 48 nuevas infracciones de tránsito por los mismos hechos.

El peligro a que se encuentran expuestas las familias que habitan en las cercanías de la «vía de la muerte» y aquellos que la transitan, motivó que el Procurador General enviara una carta al señor Ministro de Transporte, doctor Andrés Uriel Gallego Henao, en la que solicita urgentes medidas de control de las empresas mineras en cuanto a la carga, velocidad y estado de los cerca de 400 vehículos que transitan diariamente este corredor vial.

Requirió además, «revisar el cumplimiento estricto de la normatividad en cuanto a pesos por eje, índice de rugosidad de la vía y transitabilidad de la misma, así como ordenar al Instituto Nacional de Vías tomar las medidas tendientes a mejorar la operación de esta vía estratégica y poner en conocimiento de esta situación a la Superintendencia de Puertos y Transportes o la entidad pertinente para que imponga las sanciones respectivas en caso de ser necesario», evitando así «una intervención directa de la Procuraduría para establecer medidas extremas, pues son incontables las  pérdidas de vidas humanas que se producen por falta de controles de la entidad encargada de ello».

Finalmente, el jefe del ministerio público señaló que a esta situación irregular, se suma el deplorable estado de la mencionada vía por los altos niveles de polvo y material particulado, que afecta la visibilidad de los conductores y por supuesto la seguridad vial, según lo pudo corroborar en septiembre pasado la Procuraduría General de la Nación.