INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 270

Absuelto Alcalde de Fusagasugá

Bogotá, 6 de septiembre de 2005. La Procuraduría General de la Nación absolvió de toda responsabilidad disciplinaria al actual alcalde de Fusagasugá, Cesar Augusto Jimenez Rubiano investigado por hechos relacionados con la adquisición de unos teléfonos celulares.

Tras analizar la conducta del alcalde de Fusagasuga, el Ministerio Público concluyó que para adquirir los celulares, el mandatario suscribió un contrato por un valor inferior al 10 por ciento del monto fijado para adelantar contrataciones directas en este municipio, situación que no exige la obtención previa de varias ofertas, ni estudios de factibilidad, prefactibilidad o conveniencia.

Por consiguiente, el mandatario obró de acuerdo con el ordenamiento jurídico que señala que por tratarse de un contrato de mínima cuantía éste podía celebrarse tomando únicamente como consideración la verificación de los precios del mercado.

Igualmente, el Ministerio Público estableció que la decisión de adquirir los celulares se respaldó en las diferentes sesiones llevadas a cabo en el Consejo de Seguridad  donde se trató el tema.

En cuanto a la situación de riesgo que debieron acreditar los Concejales que recibieron el celular por parte del mandatario, señala la Procuraduría que bajo ninguna circunstancia el alcalde municipal podía exigir el cumplimiento de los requisitos para cumplir con el Programa de Protección para Alcaldes, Personeros, Concejales y Diputados que lidera la dirección de derechos Humanos del  Ministerio del Interior y de Justicia, por no ser competente para desarrollar  este programa.

Por lo anterior, los concejales  debieron hacer la solicitud directa ante el citado Ministerio; ente que consideró necesario implementar medios de protección  ante la amenaza pública del grupo subversivo FARC, lo que acredita la situación de riesgo en cuestión.

Entonces, la compra de los equipos de telefonía celular "obedeció a una expresión de la autonomía de los municipios para manejar sus propios recursos y en cumplimiento del principio de subsidiaridad".

No se encontró responsabilidad alguna por parte del primer mandatario de Fusgasugá respecto a la expedición del certificado de disponibilidad presupuestal ni constituye además una extralimitación de funciones la entrega de celulares realizada como tampoco " la imputación subjetiva en cuanto a la indebida utilización de cuentas con destinación específica".

Así mismo se desvirtuaron los hechos relacionados con la adquisición de los celulares con el Nit correspondiente al Instituto del Deporte y la Recreación de Fusagasugá y con cargo al presupuesto de la alcaldía del municipio (con rubro de destinación específica Fondo de Seguridad Ciudadana), tras señalar que "el traslado de recursos entre cuentas corrientes no constituye irregularidad por si mismo, siempre y cuando éste sea de carácter temporal".

En el caso de los concejales de Fusagasugá implicados en la compra de los celulares, el Ministerio Público encontró, que al igual que el alcalde, estos funcionarios no tenían ninguna obligación de certificar una situación de riesgo ante la Alcaldía para poder recibir y usar el teléfono celular.

Los beneficiados con la decisión de la Procuraduría son Mario Efren Sarmiento Riveros, en su condición de  presidente del Concejo Municipal y los concejales Abel Eduardo Cubides Ramírez, Julian Duarte Castellanos, Fabio Hernandez Cubillos, Elsa Jara de Ayerbe, Pablo Enrique Murcia Baron,  Salomón Murcia Vasquez, Jilson Ortegón Rodríguez, Jairo Oviedo Riveros, Jaime Pardo Cubillos,  Hugo Dario Rincón Jiménez, Carlos Elias Sánchez Cortes, Alvaro Sanchez Morales,  Manuel Vargas Mora, Arístides Valiente Moreno y  Enrique Vasquez Diaz.

Finalmente, dentro de esta decisión el Ministerio Público decidió mantener la suspensión en el ejercicio del cargo de un mes impuesta al entonces jefe de presupuesto, Héctor Orlando Rodríguez Monroy, responsable de expedir el certificado de disponibilidad presupuestal para respaldar la compra de los celulares, 10 días después de adquiridos estos, con lo que legalizó hechos cumplidos.