INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 425

Sancionados dos oficiales de la Armada por masacre de 58 personas en El Salado

Bogotá, 27 de diciembre de 2004. La Procuraduría General de la Nación sancionó a un Coronel y un Capitán de la Armada Nacional por no actuar con diligencia para contrarrestar la incursión de las Autodefensas sindicadas de masacrar a 58 personas en los departamentos de Bolívar y Sucre.

La determinación disciplinaria afecta al Coronel (R) Carlos Alberto Sánchez García y al Capitán de Corbeta Héctor Martín Pita Vásquez.

Al oficial Pita Vásquez se le sancionó por no entrar en combate, pudiendo y debiendo hacerlo, retirarse indebidamente, no perseguir al grupo de Autodefensas, que incursionó en las veredas Flor del Monte, Canutal, Canutalito, Bajo Grande, Cielito y Patibaque del municipio de Ovejas, departamento de Sucre, donde fueron asesinadas 20 personas, el 16 de febrero del año dos mil.

Posteriormente el grupo al margen de la Ley, transitó hasta el corregimiento de El Salado, municipio de El Carmen de Bolívar y entre los días 18 y 19 de ese mes asesinaron a 38 personas más, acusándolas de ser auxiliadores de la guerrilla o de pertenecer a las FARC.

Para la Procuraduría es cuestionable que el entonces Comandante de la Compañía Orca, del Batallón de Contraguerrillas número 31, que arribó el 19 de febrero al Corregimiento El Salado, y los días 23 y 24 del mismo mes se reuniera con los integrantes de las Autodefensas, responsables de la masacre y no los capturó ni combatió como era su deber.

Por esta razón fue sancionado con la separación absoluta de las Fuerzas Militares, la pérdida de derecho a concurrir a las sedes sociales y sitios de recreación de las Fuerzas Militares e inhabilidad por un término de 10 años para ocupar cargos públicos.

Al entonces Jefe del Estado Mayor de la Primera Brigada de Infantería de Marina, segundo comandante de esta unidad militar, Coronel Carlos Alberto Sánchez García, se le sancionó con 50 días de suspensión porque fue negligente en la adopción de medidas para conjurar la situación que se presentaba, pues tenía conocimiento de los hechos y no dispuso de medidas urgentes y suficientes para proteger a la población que era atacada por las Autodefensas.

"Queda establecido totalmente, que este oficial de manera negligente desestimó la gravedad de los acontecimientos y no adoptó las medidas que la situación ameritaba, pues precisamente la negligencia es contraria a diligencia que conforme con el diccionario de la real academia de la lengua significa prontitud, agilidad, rapidez, siendo estas características las que no acompañaron la conducta de este oficial superior y por ello, debe responder en el ámbito disciplinario pues tenía una posición de garante de los Derechos de las personas allí residentes, en su condición de oficial de las Fuerzas Militares como segundo Comandante de la Primera Brigada de Infantería de Marina y Jefe del Estado Mayor de esa unidad táctica Militar", agrega el fallo de la Procuraduría.

Por último el Ministerio Público absolvió de toda responsabilidad al Brigadier General Rodrigo Quiñones Cárdenas y al Teniente Coronel Harold Afranio Mantilla Serrano, ya que se comprobó que los dos oficiales adoptaron las medidas para combatir a los grupos al margen de la Ley.

"El Contralmirante Rodrigo Quiñones Cárdenas, en meses inmediatamente anteriores a la masacre del Salado, adelantó labores de inteligencia y ordenó acciones de combate y preventivas contra las Autodefensas lo cual sustrae cualquier responsabilidad en el ámbito disciplinario", afirma el fallo de la Procuraduría.