INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 382

Sancionado coronel (r) del ejército por masacre de Bojayá en fallo de única instancia

Bogotá, 17 de noviembre de 2004. La Procuraduría General de la Nación sancionó con suspensión del cargo por noventa días al ex Comandante del Batallón de Infantería Manosalva Flórez, por los hechos registrados en dos de mayo de 2002 en el Municipio de Bojaya, Chocó.

La determinación disciplinaria afecta al Teniente Coronel (r) Orlando Pulido Rojas, quien fue encontrado responsable de no haber adelantado los operativos para contrarrestar la acciones de la guerrilla de las FARC que operaba en la zona y del grupo de Autodefensa que posteriormente ingresó al sector a disputarse el control de los dos municipios localizados en el departamento de Chocó.

Para la Procuraduría “El teniente Coronel Orlando Pulido Rojas, Comandante del Batallón “Manosalva Flórez”, conocía las circunstancias de la problemática de orden público que se cernía sobre el área general del Medio Atrato bajo su jurisdicción afectada y más concretamente de los municipios de Vigía del Fuerte y Bojayá, y particularmente del peligro latente en que estaban sus pobladores y no le era desconocido lo que le correspondía hacer”.

“Además, no generó acciones para contar con los medios de que dispone la fuerza pública a su alcance y el poder de organizarlos para llevar una sensación de seguridad a la región. No obstante, este oficial no quiso el resultado, su comportamiento fue negligente al omitir actuar en la dirección que el deber le indicaba e incumplir con obligaciones propias del cargo, por lo que su proceder omisivo esta circunscrito a un actuar culposo”.

Según el Ministerio Público, “Un servidor público, en este caso el Teniente Coronel Orlando Pulido Rojas, al omitir o incumplir un deber jurídico, de algo que debía y podía realizar, indica para el caso, que el Oficial no ejecutó su función de proteger a la población civil de los municipios de Vigía del Fuerte y Bojayá, de los actos delictivos y de la presencia y posicionamiento de la guerrilla de las FARC y un grupo de autodefensas que durante el desempeño de su cargo de Comandante del Batallón Manosalva Flórez, ocasionó múltiples violaciones de derechos humanos, sembrando pánico y terror entre los campesinos y provocando los hechos que desencadenaron el dos de mayo de 2002, con la masacre de más de un centenar de personas”.

Para el Despacho, el Teniente Coronel Orlando Pulido Rojas no dimensionó la gravedad de lo que estaba sucediendo en el Medio Atrato, tomando una actitud pasiva con la cual la guerrilla pudo posicionarse en esta zona y un grupo de autodefensa ingresar posteriormente con el fin de disputarse el territorio, reza el fallo de única instancia.

En la determinación de la Procuraduría se ordena absolver de todo cargo por los mismos hechos al Ex Comandante de la Primera División del Ejército, Mayor General, ® Leonel Gómez Estrada y al Brigadier General del Ejército Nacional, Mario Montoya Uribe, entonces Comandante de la Cuarta Brigada.

La Procuraduría General de la Nación adelantó investigación disciplinaria para establecer responsabilidades por la muerte de más de 100 personas que se encontraban refugiadas en una iglesia en el municipio de Bojayá, por los enfrentamientos que venían sosteniendo integrantes de la Autodefensas Unidas de Colombia y las FARC.