INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 375

Procuraduría repudia asesinato de mamo de la sierra nevada

Bogotá, 12 de noviembre de 2004. La Procuraduría General de la Nación lamenta y repudia públicamente el crimen del mamo Mariano Suárez Chaparro, líder espiritual indígena y exige a los actores armados al margen de la ley el respeto por la vida, la integridad personal y demás derechos de indígenas.

El líder sacrificado, como otros tantos, que han sido víctimas de la demencial confrontación armada en que se debate el país, constituye dentro de sus comunidades un valioso patrimonio para su existencia, identidad y reproducción étnica y cultural.

La condición de Mamo dentro de la tradición cultural de pueblo indígena Arhuaco, simboliza el enlace que éste hace, entre su comunidad, su territorio, su pensamiento y espiritualidad a partir de su cosmovisión. Son líderes tradicionales que entienden la manera como se organiza el mundo, sus orígenes y su conservación, interpretando y transmitiendo los mitos, el cuidado del ambiente, sus cambios, y límites, al enseñar el respeto por éstos. Se encargan de preservar el pensamiento propio de su cultura, tienen el poder y la fuerza espiritual para guiar las decisiones y coyunturas entre la comunidad. Sus roles están inmersos dentro de las particularidades del mundo que los rodea, al tener cada uno una misión de preservación específica en la comunidad, con el fin de conservar el equilibrio universal.

El asesinato de esta autoridad espiritual y civil se suma a las 20 muertes registradas desde él año 2000 contra miembros del pueblo Arhuaco, por parte de grupos armados ilegales.

Ante esta situación la Procuraduría insta a las autoridades para que adopten de manera urgente las medidas que sean necesarias, orientadas a garantizar la protección y seguridad de las comunidades indígenas y para que se investiguen los hechos y se sancione ejemplarmente a los responsables.

A su vez hace un llamado a los actores armados ilegales para que respeten a la población civil, especialmente a los integrantes de los grupos étnicos, que constituyen el fundamento de nuestra nacionalidad.

Para el Ministerio Público sucesos como este representan la más clara muestra de tolerancia y degradación del conflicto armado y configuran graves infracciones al derecho Humanitario, aumentando el grado de vulnerabilidad de estos sectores de la población.